‘Me gusta ver la vida pasar, me gusta verla contigo…’, así reza el comienzo de Si no te tengo, corte número ocho y uno de los éxitos del último álbum de Green Valley.


La banda que lleva una década contagiando la pasión por la música reggae en Barcelona está de celebración. No solo cumplen diez años este 2014 sino que han lanzado un disco que insufla colores luminosos y libertad en cada corte. Su público sigue creciendo mientras la agrupación se consolida en escenarios, estudios de grabación y carreteras.

Primero disfrutamos de Ander Valverde, Egoitz Uriarte, Ander Larrea, Pau Checa y Jonathan Sánchez pasándoselo como enanos sobre el escenario Reggae de Viña Rock. Después les asaltamos para que nos cuenten como están viviendo esta etapa y su personal visión de la música y la Tierra que protagoniza su nuevo LP.

Cumplís 10 años como grupo y Green Valley está en plena expansión, se habla mucho de vosotros y cada vez os escuchamos más. ¿Cómo estáis viviendo el lanzamiento de este disco, Hijos de la tierra?

Green Valley: Pues la verdad que no hemos parado desde que se comenzaron a gestar las canciones que conforman Hijos de la tierra. Después de grabar los temas nos metimos a trabajar en el videoclip, que fue un currazo. Empezaron a llegar las primeras mezclas cuando estábamos rebanándonos el tarro en lo que sería la portada del disco. Después nos pusimos a darle forma al directo coincidiendo con la salida a la calle del disco y las primeras entrevistas. Y para cuando nos hemos dado cuenta han llegado los primeros conciertos de presentación.

Ha sido un proceso continuo que no ha parado en ningún momento. Siempre hay algo que hacer. Y ahora que hemos comenzado a presentar el disco en la calle el sentimiento ha sido de absoluta alegría. Ha tenido una gran acogida entre nuestros oyentes. Siempre ha habido muy buen rollo en nuestros directos, y ahora la energía se ha mantenido intacta, sólo que cada vez somos más en los conciertos. Por ejemplo, ver en el viñarock miles y miles de personas delante nuestro, de las cuales muchísimas cantaban todas las canciones del nuevo disco que apenas lleva mes y pico en la calle nos está dando muchísima ilusión y responsabilidad para afrontar lo que queda de presentación, conciertos etc…


Siempre ha habido muy buen rollo en nuestros conciertos, y ahora la energía se ha mantenido intacta, sólo que cada vez somos más en los conciertos.


Aprovechando el aniversario, hagamos retrospectiva: ¿Cómo fueron los inicios de la banda?

Green Valley: Empezó Ander Valverde cantando junto a un Dj de Vitoria (Dj Seks), después se comenzó a ligar la banda que terminaría de tomar forma en Barcelona. Los comienzos en Barcelona fueron muy divertidos, había mucha calle y mucha risa. A veces íbamos por la calle o la playa tomando una cerveza con las guitarras, nos poníamos a cantar y tocar y se solía montar ambientazo . Siempre había gente que se unía a la fiesta.

Pasámos por un montón de locales de ensayo y tocamos con un montón de músicos que se iban uniendo temporalmente a la banda. Éramos muy novatos y compartíamos escenario con músicos y bandas que nos daban mil vueltas. Nuestra actitud siempre fue la de asomar el ocio con mucho respeto e intentar aprender todo lo que podíamos. Ha sido una una evolución constante que no para. Siempre ha sido pasito a pasito y comenzando desde cero. Partiendo desde una ilusión, una necesidad vital de hacerlo. Natural.

¿Qué os unió?

Green Valley: La vida misma. Si te das cuenta cada cosa que has hecho en el camino te ha llevado al instante en el que te encuentras ahora. Que no es más que una habitación llena de puertas al mañana.

¿Fuisteis alguna vez grupo de garaje? Contadnos vuestro bolo de más novatos.

Green Valley: Desde que somos grupo, siempre hemos sido de local y de directo. Empezamos en bares en los que ni cabíamos, fiestas de barrios y casas okupas. Más tarde fueron llegando las salas y los festivales. Hubo un bolo en fiestas de un pueblo en el que el alcalde era el más fumeta del lugar, que acabamos bailando dentro de los gigantes de las fiestas. Impagable el hacer el ‘’moonwalker’’ de Michael Jackson metido en un gigante!

¿Qué escucháis cuando estáis juntos?

Green Valley: Muchísimas paridas y bromas. Siempre estamos haciendo coñas y hemos terminado desarrollando un sentido del humor bastante absurdo y particular. En lo musical, básicamente reggae, hiphop y pequeñas  joyas musicales de estilos diversos.

green valley hijs de la tierra


Nos hace hoy la misma ilusión el haber hecho un tema con Fermín Muguruza que la que nos habría hecho cuándo éramos unos críos que le escuchábamos en los tiempos de Kortatu o NG


Mantener una banda es muy complicado, por eso se valora mucho cuando una como la vuestra se mantiene y crece con el tiempo. ¿Hay algún secreto para el buen rollo de Green Valley?

Green Valley: La verdad que nada premeditado. Quizás si hay algo que ayuda es la positividad y la ilusión. Porque no todo son rosas en el camino, hay que saber valorar bien las buenas cosas, aprender de las no tan buenas e ir desarrollándose por el camino.

Después de tanto tiempo juntos, ¿las canciones salen de manera natural?

Green Valley: Por lo general, suelen venir de forma bastante natural, sí. Las letras las hace Ander inspirado en lo que ve y vivimos día a día. La música o bien a alguien se le ocurre algo en casa y luego en el local se le da forma, o improvisando en el local de golpe tenemos tema nuevo… Van saliendo.

Entrando en este álbum… ‘‘Nuestro futuro lo dibujamos, tenemos los pinceles para cambirlo de color’’, hay un mensaje muy positivo de fuerza y lucha en el disco, ¿os sentís con responsabildiad de compartir ese ‘‘mensaje de la luz’’ ?

Green Valley : Tenemos una visión de la vida un tanto diferente a la que se le intenta plasmar  a la sociedad. Y es que vivimos en una sociedad desnaturalizada y muy alejada de lo que realmente necesitamos como seres vivientes y ”sintientes”. Y al igual que muchas otras personas no nos creemos la “versión oficial”.

Esta idea o mensaje puede ser escrita, cantada y contanda mil veces pero hasta que un@ mism@ no se da cuenta de ello por sus propias experiencias , el mensaje no es más qe un puñado de semillas al viento. Eso sí, cuando alguien percibe esto por su propia cuenta por primera vez algo dentro de esta persona cambia. Una nueva visión florece dentro y ya nada puede cambiarte eso, porque ya lo has visto. Queremos vivir en una sociedad con unos valores más amables hacia las personas, su desarrollo y su entorno.

Y creemos que un buen camino y meta para ello son los buenos sentimientos o el amor, tener en cuenta que el odio por lo general se suele inculcar para tenernos despistados y no veamos el porqué real de las cosas. El odio es un peligroso veneno. En cuanto a mensaje, lo que hacemos es esparcir semillas, luego está en manos de cada un@ el hacer que esa semilla brote y florezca en cada faceta de nuestras vidas.


Hablandos de las colaboraciones (Lasai, Rayden, Fermín Muguruza…).

Green Valley: Estamos muy contentos con los resultados de cada colaboración y con el mero hecho de poder haberlas materializado. Realmente nos hace hoy la misma ilusión el haber hecho un tema con Fermín Muguruza que la que nos habría hecho cuándo éramos unos críos que le escuchábamos en los tiempos de Kortatu o NG.

Lo mismo con Rapsus, que es un gigante en lo que hace y nos hemos quedado encantados con lo bien que ha empastado su rap en un tema tan roots como lo es bailando al son del mar. Con Lasai hicimos uno de los temas cañeros del disco y el tío dispara su lírica con un estilazo tremendo. Y como guinda la colabo con Rayden, musicalmente aporta otro color al disco mientras que a nivel lírico denuncia una realidad tan cruel y absurda cómo es el maltrato. Algo que no debería existir y por contra es demasiado común en este mundo.

En definitiva, estamos agradecidísimos por el hecho de poder haber materializado estas canciones y encantadisimos de poder compartirlas con nuestros oyentes.


En directo siempre intentamos meter pequeñas sorpresitas o versiones diferentes de temas que nos llevan acompañando desde el principio


¿Qué tema no va a faltar en los directos?

Green Valley: Siempre hay clásicos que perduran como son La Santa Planta, Sueños, Río de la Vida... y del disco nuevo pues prácticamente casi todas. De todas maneras lo mejor es verlo en directo ya que  siempre intentamos meter pequeñas sorpresitas o versiones diferentes de temas que nos llevan acompañando desde el principio de nuestra aventura.



¿Cuántas veces os han llamado ‘perroflautas’?

Green Valley: Pues a la cara nunca. Es un término que no nos gusta mucho ya que por lo general lo hemos escuchado en boca de gente bastante intransigente y utilizado de forma bastante despectiva para englobar torpemente a toda aquella persona que no cree o no encaja en el actual sistema. En boca de intransigentes que muchas veces son marionetas que hacen el trabajo sucio del sistema tirando piedras sobre su propio tejado.

Han creado un término negativo partiendo de algo que nada tiene de malo como puede ser ir con un perro y una flauta. Sobre todo teniendo en cuenta que vivimos en un mundo en el que hay gente que es muy “perra” o por ejemplo gente que en lugar de una flauta utiliza una porra para dañar a sus propios conciudadanos (y a los que seguirán llamando perroflautas).

Pregunta de la casa: ¿en qué son Ander Valverde, Egoitz Uriarte, Ander Larrea, Pau Checa y Jonathan Sánchez muy FREAKS, que no sea la música?

Green Valley: A Ander (Valverde) podría decirse que le encanta el humor y las bromas, es fácil encontrarlo tramando alguna coña. Le gusta reír y hacer reir.

Egoitz es un tío capaz de montar un espectáculo en cualquier lugar y captar la atención de todo el mundo para después hacerlos caer a todos al suelo de risa. Además tiene una forma muy especial de sentir la vida en la que hace mucho caso de las señales que en ella encuentra.

Estamos convencidos de que Pau algún día llegará a ser un reconocido patatólogo ya que el tío allá donde va siempre que encuentra una bolsa nueva de patatas fritas la compra para después hacer una cata en profundidad del sabor textura, nivel de aceite… Toda una eminencia en el mundo de la batería y la patata frita.

A Jonathan le encanta todo lo que tiene que ver con el diseño la ilustración y la fotografía. Sin ir más lejos, las portadas e interiores de nuestros últimos discos son diseños suyos. Y Ander larrea además de ser un gran aficionado al picante le encanta tener la mente en las nubes y comerse la cabeza con temas existenciales, muchas veces acaba riéndose el sólo de algunas de las absurdeces que le vienen a la cabeza.

1 Comentario

Dejar respuesta