Foto durante el concierto de Rapsusklei en Alicante, presentación de Origami.

Y si Origami es ese barquito de papel que navega por las aguas del Hip Hop, a contracorriente sin hundirse.

Los tiempos son líquidos afirmaba el ahora fallecido Bauman, y podemos observar que con ello, todo. La música también es líquida, es cambiante constantemente, se adapta a los tiempos y necesidades de las personas y con su recién estrenado Origami nos presentamos ante don Diego aka Rapsusklei para hablar de esto, de música para que nos entendamos.

Con la llegada de internet, se produjo un cambio rapidísimo, también ocurrió en el Jazz. En los 80-90 todo era boom bap, ahora los productores componen toda la música, ya no es tanto samplear” nos comenta desde su punto de vista El Niño de la selva “escucho cosas nuevas como a Kendrick Lamar, Jay- Cool y me flipa lo que hacen, pero luego me representa más la música de los 90, por que es con lo que me crié. El que se haya criado con Eminem, le seguirá ocurriendo conforme pase el tiempo, se identificará con el, igual que a los que han empezado ahora, con el rap más moderno, se identificarán con esto” concluye, respecto a la evolución de los referentes en el Hip Hop. “No escucho rap español, me gusta enchufar el vinilo y ya no se hacen así que escucho salsa o jazz“.

Claramente influenciado por las músicas niggas de los setenta, ochenta e incluso noventa, aprovechamos para conocer su punto de vista sobre los nuevos estilos nacidos del rap “Los raperos llevamos toda la vida que no nos hacía caso nadie, y ahora por ejemplo el trap, llama la atención de todo y todos, y les tratan como raperos de toda la vida, cuando no hay raperos de toda la vida que hagan trap” una queja formal de Rapsus hacia los medios, con lo que continúa “Me gusta lo que hace Maka en España, por que con ese toque flamenco lo hace distinto, eso si, los productores son una flipada” y es que pese a no escuchar de normal música en castellano, nos afirma que conoce todo lo que sale “Hay gente como Bejo que me gusta, por que me dicen algo con su lírica, en canarias se hacen cosas muy buenas, en Alicante Santiuve, Vito en Barcelona o Bomboni Montana, Momo o la Jota Nostra en Zaragoza

De Origami poco nos queda por saber, y es que en este disco, sin pretender que saliese concreto, si que había una finalidad “Quería rescatar la parte poética que ha tenido siempre Rapsus, esto aparece en Abecedario, Barcos de papel. Y luego en canciones como Put Your Hand up o Fresh, que no sé si la gente entenderá, quería rescatar la esencia del hip hop. Ha salido así”.

La vida es tan corta como un instante, nos ha dicho Rapsus en más de una ocasión y le preguntamos en cómo le gustaría que fuese es último minuto de su vida “La verdad que no lo sé. Depende del lugar en el que me encontrase, pero me gustaría que todo acabase rodeado de los míos, de mi papá, mi mamá y mi pareja“. “Es cierto que este disco es quizá más positivo, siempre ha habido, pero quizá ahora más. Mi vida personal ha cambiado, llevo 3 años con una chica, he crecido y madurado, he aprendido a ser feliz. Estoy en Barcelona viviendo y he salido de un pozo negro en el que estaba en Zaragoza, básicamente yo creo que es eso” con una sonrisa asomando por su mejilla y los ojos brillantes del que se ha quitado una carga de encima, Diego nos dice que su vida a cambiado y lógicamente eso se refleja en su música.

Con la trágica noticia del fallecimiento de Gatta Cattana era casi de obligado preguntar por el papel de la mujer en el rap “La mujer tiene el poder de hacernos llorar, tienen mucho más sentimiento en su voz que los hombres, que rara vez nos hacen llorar, pero no hay muchas raperas que trabajen constantemente para ello” nos cuenta el maño, que ha tenido el gusto de colaborar con algunas grandes artistas como Wöyza. En el apartado de colaboraciones, que en su disco se rodea de los de siempre, con los que más afinidad tiene sobre el ritmo, el bueno de Ander nos decía que el Langui debería representar a España en Eurovisión, “Creo que si un artista de rap fuese a concursos como eurovisión, lo joderían. Los grandes medios nunca han querido raperos, salvo cuando muere o condenan a uno. Si los programas que cogen el rap, lo prostituyen, imagínate en programas a grande escala. En Francia el rap lo toman como algo serio y eso podría ocurrir, aquí jamás y no me gustaría” concluye tajantemente

Y es que Rapsus es una persona de lo más normal, un artista con los pies en el suelo que ha sabido transmitir en su música lo que conoce, y hablando de conocer, nos cuenta que su única afición destacable es viajar “No soy muy friki de nada, quizá me gusta viajar y conocer nuevas culturas cuando puedo, pero no soy friki de nada, no hay algo que me haga perder la cabeza“. Así entendemos como, a pesar de que el entorno cambie, aún hay quienes tratan de mantener la esencia de las cosas, quizá Origami, sea ese barquito de papel que navega por las aguas del Hip Hop.

Dejar respuesta