Al frente de Alma de León, cada semana Miguel Caamaño nos pone al corriente de las novedades en la esfera musical del reggae a nivel internacional, y también nos acerca a los clásicos de esta cultura.


Lo hace como director y presentador del programa emitido en Radio 3 (Radio Nacional de España). Algo que para él representa, en sus propias palabras, <<una auténtica catarsis personal>>. Hoy, hablamos con Caamaño sobre su papel y el de los medios de comunicación en la difusión del reggae.

Hablar sobre este tipo de música en una emisora líder de la radio española conlleva una gran responsabilidad, cosa que afronta con naturalidad y enfoque constructivo. <<Al ser un programa de la Radio Nacional pública, tenemos una vocación de dar a conocer a los referentes de la escena y también de dar voz a todos esos artistas que no encuentran espacio de difusión en los soportes masivos o más tradicionales. Queremos que el programa sea un reflejo de esa escena que de manera lenta, pero segura, se está ampliando>>, explica el locutor.

Cierto es que la música reggae lleva varios años experimentando una fuerte expansión. No escasean referentes de calidad ni público. Según Caamaño, <<el reggae ha crecido en paralelo al hip hop, pero últimamente casi lo está superando.>> Algo que, de cara a su programa, resulta muy estimulante. <<Aparte de dar a conocer todos los clásicos necesarios, la escena nacional también reclama un impulso. Creo que eso es lo que el programa humildemente va aportando. Además, son todos estos artistas que abarcamos los que convierten a Alma de León en una especie de escaparate para ese mensaje que enarbola el reggae.>>

 

Get up, stand up (Burnin’, 1973)

Los inicios de Miguel en el programa fueron un desafío, según él nos cuenta. <<En el momento en que me brindaron la oportunidad de Alma de León, yo ya conocía a los imprescindibles de fuera y también alguna cosa que se había hecho en España. Pero venía preeminentemente del mundo del soul, del rythm and blues, funk, rap… y se me plantó la ocasión de conducir un programa sobre este género. En ese momento, vi un océano insondable y maravilloso ante mí, un gran reto, así que empecé a sumergirme en ello.>>

Como buen periodista, el madrileño se puso a hacer los deberes. <<Me documenté leyendo y escuchando muchísima música. De esa manera pude comenzar de la forma más imparcial posible a crear un programa de la nada, ya que en Radio 3 había otras referencias como Jota Mayúscula, pero nunca se había dedicado un espacio exclusivamente al reggae.>>

<<El proyecto conllevaba una fuerte responsabilidad. Así que me rodeé de dos expertos: DJ Fönk y Javier Rivera –Umomag,com-. Ellos me ayudaron un poco en todo lo que tenía que ver con la parcela musical. Ahora ya no colaboran con el programa sencillamente por razones de logística, pero aún así fueron un gran apoyo en aquellos inicios para que floreciera Alma de León.>>

Fue precisamente este proceso de sus comienzos el que le ha permitido mantener un enfoque lo más neutral posible en etapas posteriores. Ello no quiere decir que este melómano no tenga sus propias preferencias, aunque éstas no presidan el programa. <<Personalmente, tiro más para el reggae roots melódico. Aunque también el buen dancehall me conquista. Pero bueno, lo que hice fue demostrar con hechos que se puede hacer buena radio, radio profesional sobre reggae, rompiendo esos estereotipos que rodean a esta cultura. Fruto de eso, considero que sí hemos conseguido aportar mi granito de arena para que el público disfrute más y mejor del reggae.>>

Desde el punto de vista mediático de un soporte público, como es Radio 3, hemos de tener en cuenta el inherente valor informativo de su programación. Miguel no hace el papel de profesor, pero sí que considera un cierto deber educativo. <<Que sepan que el reggae no es ‘‘riggi’’, y que no es simplemente buen rollo, gente fumando y paz y amor, como desafortunadamente la gente cree, sino que es mucho más, es una cultura con mucho mensaje y muy positiva.>>

 

Positive Vibration (Rastaman Vibration, 1976)

¿Qué está pasando en España dentro de la esfera reggae? ¿Cuándo nos conquistó el dancehall? ¿Hacia dónde vamos en esta cultura? Caamaño responde con seguridad, y buenas noticias. <<La escena ha crecido de una manera exponencial y, sobre todo, con unas buenas bases.>> Y añade: <<eso se debe a que hay reggae, y bueno, desde hace muchos años. Pero ahora ha explotado realmente todo ese crisol de sonidos: tanto el roots clásico como el dancehall, el dub o el jungle. Todos estos géneros tienen esencia reggae. Lo positivo es que esta música ahora el público la conoce más.>>

<<También ha habido una criba natural, tenemos artistas que se han mantenido y se han consolidado con el tiempo, otros que están luchando por crecer. Entre ellos, además, siempre ha habido una buena sintonía y convivencia. Prueba de ello la tienes en el programa 300, cuando reunimos aquí a –como digo yo- ”30 rastas”, cada uno de su padre y de su madre, y todos convivieron genial.>>

 

One love (Exodus, 1977)

Aunque su gran pasión sea conducir este programa de reggae, y aunque recomiende el Legend de Bob Marley como medicina milagrosa y espiritual –<<si te duele el alma, te lo pones y se te quita todo>>-, el presentador también tiene otra debilidad… <<Las zapatillas. Juego al baloncesto desde hace muchos años, y tengo verdadera pasión por las Nike, las Adidas, las Converse… Intento combinar la ropa con las zapatillas, y no al revés. Tengo un armario solo para ellas.>>

1 Comentario

  1. Me gusta Radio 3 y en particular Alma de León. No pensé verme en esta situación de conocer este género,hasta que en casa no se escucha otra cosa y tengo 65 años, muy bien llevados. Por egoísmo personal desearía dedicarais ocasionalmente atención a los productores que crean la base sobre la que construyen los artistas sus canciones y a los técnicos que hacen que el sonido sea el adecuado para que la audición sea perfecta. Un afectuoso saludo

Dejar respuesta